Hay que ir a hacer las compras. ¿Qué hace falta?

Mistura –dice la chica que trabaja en casa.

–¿Mistura??? repito. No me acuerdo de haber aprendido esa palabra en la clase sobre vocabulario de comida en portugués…–Pero ¿qué tengo que mezclar?

É para misturar com o arroz e o feijão –responde la chica.

–¿Un condimento?

Não, carne, frango… –ahora es la chica que me mira como si yo fuera de Marte.

¿Y por qué le dicen mistura??? ¡Si ese es el plato principal!

En Brasil el plato básico es el arroz con frijoles, el cual se combina (mistura) con un acompañamiento. Pues en Argentina es exactamente al revés. Cuando pensamos qué vamos a comer, el plato principal es, fundamentalmente, una carne o pollo y, a veces, pescado, todo con algo para acompañarlo. Entonces, pensamos la comida en el orden inverso a lo que se hace en Brasil. Es más, comemos porotos muy pocas veces. ¡Mi único contacto con este alimento fue cuando tuve que hacer la germinación del poroto dentro de un vaso en la escuela secundaria!

Entonces, vamos a comprar mistura. A ver… llevo el mapa de los cortes de carne que me traje de Argentina (mujer prevenida vale por dos) y los comparo con el dibujo del novillo que hay en la carnicería del supermercado. ¡Oh, sorpresa! Los cortes son muy diferentes… Colocando un dibujo sobre el otro la falta de coincidencia es casi total. Pero… ¡hay algo que se parece! A ver… ¡sí, el lomo (filet mignon) y el peceto (lagarto)!… ¡Menos mal! ¡Estoy a salvo! Ya puedo comprar carne, digo, mistura.