En el post anterior hice un breve resumen acerca del uso de smartphones en Brasil y les comenté cómo estamos insertados en lo que se puede llamar “realidad de pantallas múltiples”. Hoy les traigo algunas sugerencias de actividades que pueden ser realizadas en las clases con el uso de esos aparatos electrónicos. A fin de cuentas, si es cada vez mayor el número de usuarios de smartphones en nuestro país, no tiene ningún sentido pedirles a los alumnos que los apaguen cuando están en la escuela.

El objetivo de las propuestas didácticas que les presento es hacer que los estudiantes se comprometan con las tareas dadas y se interesen en realizarlas con diversión y placer mientras aprenden la lengua española. ¿Empezamos?

¿Qué pueden hacer mis alumnos con un smartphone en el aula?

 

Pueden sacar fotos.

Individualmente, los alumnos deben sacar fotos aleatorias de diversos objetos. Si lo juzgas conveniente, puedes determinar el eje temático de las imágenes (por ejemplo, si están estudiando las partes de la casa, puedes pedirles que saquen fotos de muebles y objetos decorativos). El objetivo es que cada alumno le muestre la imagen a un compañero y ese le diga el nombre del objeto fotografiado en español.

Si deseas dificultar el nivel de la actividad, puedes pedirles que le describan el objeto al compañero para que intente adivinar de qué se trata. La descripción puede ser oral o escrita.

 

Pueden hacer vídeos.

En grupos, los alumnos deben elegir el tipo de vídeo que desean producir (puede ser un cortometraje, un videoclip, una animación, etc.). Es muy importante que investiguen las principales características del vídeo que elijan para que respeten el género de cada uno de ellos. Además, conviene que sea un vídeo corto, algo como 1 minuto, por ejemplo. Enseguida, deben crear un guión planificando las escenas, los diálogos y/o la narración. Con el smartphone, deben grabar las escenas/el audio de acuerdo con las etapas definidas en el guión. Con un editor de vídeo (pueden descargarlo gratis en la tienda de aplicaciones del celular) editan las escenas de manera que su producción audiovisual tenga un resultado coherente. Puedes pedirles que inserten la transcripción del audio en el vídeo, de esa forma es posible evaluar la escritura, además de la producción oral.

Organiza un día para la presentación de los materiales desarrollados por cada grupo a los demás alumnos.

Pueden enviar un SMS.

El objetivo de esta actividad es hacer que el alumno escriba un SMS de 160 caracteres como máximo, respetando las convenciones genéricas de ese tipo de mensaje instantáneo. En el caso, deben investigar con antelación las principales incidencias en la lengua española (algunos ejemplos: “to2” por “todos”, “ad+” por “además”; “s3” por “estrés”; “xq” por “ porque”; “tqm” por “ te quiero mucho”, entre otras) para que logren hacer la actividad en clase. No es obligatorio que le envíe el mensaje a un compañero, pero debes apuntar en la pizarra el SMS más divertido, la declaración de amor más romántica, el mensaje más cursi, etc. Pídeles que los lean para toda la clase y evalúa si se entiende o no se entiende cada frase y por qué. Deberán llegar a un consenso para escoger el mejor mensaje de todos.

¡Hasta el próximo post!