Cuando llegué a Brasil en 1962, proveniente de Rumania, mis padres tuvieron que traducir nuestros documentos para que pudiéramos radicarnos aquí. Hoy sigue siendo así: el que pretende vivir (legalmente)…
Sigue leyendo »