Estimados profesores y lectores en general:

Todos los profesores de idiomas conocen la importancia de poner ejercicios de traducción en sus clases. Porque así, los aprendices se van familiarizando con el lenguaje y las formas de hablar en LE.

Al traducir es importante respetar las estructuras lingüísticas de cada idioma: no se debe traducir al pie de la letra (se puede, pero en general, no se debe). Cuando se traduce al pie de la letra lo que uno quiere decir es factible comunicarse con el hablante de otro idioma -tras varios intentos, desde luego -, pero les queda claro al (a los) interlocutor(es) que uno no domina el idioma.

En un viaje de turismo lo importante es comunicarse y entender cómo llegar a la estación de metro, cómo pedir una comida, o dónde hay un mercado. Si no se domina el idioma, no ha de pasar nada tan grave. Pero en una reunión de trabajo o en situaciones más formales, hace falta conocer un poco más, para no meter la pata… Y si la comunicación se hace por escrito, con errores, puede resultar vergonzosa.

Veamos unas frases sencillas cuya traducción “es pero no es”:

En español:

– Me llamo Francisco, pero me dicen Paco.

Traducción literal al portugués:

– Me chamo Francisco mas me dizem Paco.

¿Es comprensible la traducción al portugués? Yo diría que sí. Pero en un portugués corriente se diría:

– Meu nome é Francisco mas me chamam de Paco.

Ejemplo inverso:

– A mostra está sendo exibida de 4ª a 6ª na Pinacoteca.

– La muestra está siendo exhibida …. en la Pinacoteca.

Aquí tenemos el gerundio, tan común en portugués, que normalmente no se debe traducir con gerundio en español, porque en español se usan más bien las formas impersonales. Además, los días de la semana en español son diferentes del portugués, por lo tanto no podemos usar las abreviaturas (3ª, 4ª, etc.).

Mejor traducir así:

– La muestra en la Pinacoteca se exhibe de miércoles a viernes.

Ejemplo con voz pasiva (igualmente muy usada en portugués):

– Ele foi visto rondando a casa.

– Él fue visto merodeando la casa.

Mejor:

– Lo vieron merodeando la casa. (Los españoles dirían: Le vieron… leísmo aceptado por la Real Academia, y aunque no fuera aceptado es de uso común en España).

Estas son algunas muestras de las llamadas interferencias: se piensa que si las palabras existen en ambos idiomas, podemos usarlas. ¡No! La frecuencia de uso no siempre la misma. Ni la estructura de la frase.

Las interferencias de un idioma sobre otro son muy comunes, y no estamos libres de ellas dada la similitud de los idiomas español y portugués.

Pienso que el ejercicio y la lectura ayudan a evitarlas.

Hasta la próxima.