Si no vieron al desdichado traductor que asesoró a unos jugadores españoles en una reciente entrevista para el Mundial, se lo cuento.

¿Qué pasó? Que metió la pata de punta a punta.

No, no, no: no se trata de un jugador que pateó la pelota hasta el otro extremo de la cancha.

Resulta que el traductor no traducía bien las preguntas de los periodistas (brasileños) ni las respuestas de los jugadores (españoles).

Tampoco es cosa de darle palo al traductor que posiblemente llegó a la entrevista en paracaídas, sin saber de qué cuernos se trataba.

No, no, no: nadie le estaba pegando al traductor con un palo, ni lo mandaba a saltar de un avión, y mucho menos conocía su vida conyugal.

Bien, vamos al grano: las expresiones idiomáticas son algo de lo más difícil de traducir, pues es necesario encontrar un equivalente (si lo hay) que refleje el sentido de la expresión, porque normalmente el sentido extrapola las palabras mismas.

Aproveché ese incidente del traductor (de los que habrá otros, sin duda), para incluir algunas expresiones idiomáticas en español. Porque a todo momento echamos mano de expresiones en nuestros diálogos, mensajes, declaraciones. Y más en un evento como el Mundial en el que abunda el lenguaje coloquial.

En este texto aparecen:

– meter la pata > dar um fora

– de punta a punta > de cabo a rabo / de ponta a ponta / de fio a pavio

– dar (con un) palo a > cair de pau em

– llegar en paracaídas > aterrissar de paraquedas

– de qué cuernos (se trata/habla) > de que raios / de que diabo (está falando)

– ir al grano > ir ao que interessa

– echar mano de > lançar mão de

Y para mal de mis males (para mal dos meus pecados) en cada país, en cada región hispano o lusohablante existen expresiones con sentido parecido, pero dichas de otra manera. No siempre, por supuesto: hay algunas cuya traducción y sentido coinciden palabra por palabra (caso de “de punta a punta”, por ejemplo). Pero muchas no.

Vean cuántas formas encontré en los foros del Google para decir quebrar o galho: Hacer una gauchada (Argentina); hacer un cruce (Colombia); tirar un cabo (Cuba); hacer la upa (El Salvador); echar un cable (España); hacer la campaña (Guatemala)… y por ahí va, es una lista interminable, casi imposible de recuperar. La forma más difundida es “echar una mano”, aunque ninguna de ellas refleje por completo el sentido de quebrar o galho. (“Romper la rama”, noooo, por favor…)