Me eduqué en una escuela de monjas alemanas donde no había espacio para los problemas de los alumnos: el cumplimiento de las obligaciones escolares era inexorable y la atención en…
Sigue leyendo »