¡Hola! Siguiendo nuestra charla sobre actividades lúdicas en clases de español a niños, les presentamos algunas consideraciones acerca del uso de las músicas y canciones.

De la música se dice que es el arte de los sonidos y que contiene tres elementos fundamentales: melodía, ritmo y armonía. La melodía es una secuencia de sonidos que forman sentido musical; el ritmo es el movimiento de los sonidos con mayor o menor duración; y, finalmente, la armonía es la ejecución de diversos sonidos escuchados a la vez.

Pero ¿qué hace de la música una canción? Según el especialista en semiótica de la canción Luiz Tatit (2007), es el habla por detrás de la melodía. En la canción, el texto y la melodía deben transmitir el mismo mensaje.

De ahí que las canciones son una fuente inagotable de posibilidades de enseñanza y aprendizaje de español como lengua extranjera, principalmente cuando de niños se trata. Ese género textual le trae un nuevo elemento: la musicalidad por medio de un ritmo, de una melodía y de una armonía que le son propios. Esos elementos hacen de la canción una opción que a todos los alumnos les gusta, en cualquier edad, principalmente a los que estudian los primeros años de la enseñanza fundamental.

La canción nos ofrece muchas posibilidades de explotación didáctica que pueden ser atractivas y lúdicas. Jugando con la lengua, los alumnos pueden ampliar sus conocimientos. Como no requiere conocimiento de lectura, es posible que desarrollen su comprensión auditiva y su producción oral al escuchar y cantar las canciones, por ejemplo.

De los aspectos positivos, los hay otros más, como el hecho de ofrecernos input comprensible auténtico porque muchas veces las canciones fueron escritas por y para hablantes de español, además de tener presentes aspectos culturales de esos pueblos.

Boéssio (2009) añade que la adquisición del ritmo, de los aspectos fonéticos y fonológicos, gramaticales, sintácticos y léxicos puede darse cuando el alumno memoriza la canción. Además, suele ser un elemento motivador al aprendizaje y/o adquisición de la lengua extranjera.

Les proponemos algunas actividades con el uso de canciones como, por ejemplo, que los alumnos escuchen la canción hasta que todos sepan cantarla de memoria. Algunas técnicas para alcanzar ese objetivo pueden ser que todos los alumnos, juntos, la canten con la grabación, después mitad del grupo canta una parte y la otra mitad canta lo que resta. Puedes organizar agrupamientos distintos de tres alumnos, por ejemplo, en que cada grupo canta una estrofa, después todos juntos cantan toda la canción. Otra posibilidad es que se organicen en parejas y cada una canta un verso y después todos cantan juntos con y sin apoyo de la grabación.

Asimismo es importante considerar que la elección de las canciones debe acompañar el plan de curso y los objetivos que se quieren alcanzar, para que se evite la utilización de canciones ajenas a los contenidos propuestos. Lo que también se propone evitar es que se proponga una actividad con canción solamente como momento de ocio.

Si se la considera un recurso más, se deben elaborar propuestas didácticas consistentes que colaboren en el proceso infantil de enseñanza y aprendizaje de español.

Bueno, si tienes otras ideas para el uso de canciones en clases de lengua española a niños, ¿qué tal si las compartimos? En los comentarios puedes dejar tus opiniones y propuestas, ¿vale?

Hasta septiembre, cuando hablaremos de los juegos.

Referencias

BOÉSSIO, C.P.D.Enseñanza de lengua española a niños brasileños de una región de frontera Brasil/Uruguay. Disponível em <https://hosting.udlap.mx/sitios/unionlat.extension/ memorias2009/trabajos/sociedad_territorio/ensenanza_de_lengua_espanola_para_ninos_brasilenos_de_una_region_de_frontera_brasil_uruguay.pdf>, acessado em 19 dez. 2010.

 

SILVA, D.C. O que é canção, por Luiz Tatit. 08.08.2007. Disponível em <https://www.digestivocultural.com/blog/post.asp?codigo=1567>, acesso em 17 dez. 2010.