La Reforma de Educación Media en Brasil, anunciada en 2016, representó un duro golpe para el español en el país, una vez que revocó la Ley 11.161 que trataba de la oferta de lengua española[1]. Aunque era una ley que efectivamente nunca se terminó de implementar, ella alimentó, en su momento, un sentimiento de esperanza de que la enseñanza de español podría ser una realidad en el contexto educativo de Brasil.

En los últimos años, los mismos cambios políticos que propusieron dicha reforma también nos brindaron un nuevo documento orientador de la enseñanza, la Base Nacional Comum Curricular (BNCC)[2]. Hay quienes la consideran un documento interesante, opinión que particularmente no comparto, puesto que es un documento que desconsideró los aportes de profesionales cualificados y que está en función de un vuelco político que conlleva a una educación mecanizada, que excluye a los más pobres y que no fomenta el pensamiento crítico.

De acuerdo con su texto, la BNCC no propone exactamente el currículo escolar, sino diseña los caminos educativos que considera esenciales a todos los estudiantes y presenta los itinerarios formativos. Como ya se esperaba, la enseñanza de español no forma parte de los itinerarios propuestos puesto que sólo se contempla como componentes curriculares artes, educación física, inglés y portugués (BRASIL, 2017, p. 471, 474).

La BNCC deberá entrar en vigencia el próximo año. Delante de esta situación inminente, los profesores de español tenemos que defender la enseñanza de la lengua española en la educación básica, entendiendo que el documento provee algunas posibilidades para la enseñanza de la lengua española[3].

Una de las posibilidades es valorar la enseñanza de las literaturas hispánicas. Para ello, es necesario entender que la enseñanza de una lengua no ocurre solamente en el espacio formal de la clase de lengua. También es necesario abandonar la idea de que enseñar literatura no es enseñar lengua (aunque esto no signifique utilizar la literatura como excusa para enseñar gramática). La literatura es arte y debe estar presente en la educación formal, principalmente en el momento actual:

O mundo dominado pelo mercado carece de sensibilidade. A arte tem essa função de inventar, gerar, educar a sensibilidade – um conhecimento igualmente importante se comparado ao científico. No entanto, esse conhecimento tem sido deixado de lado. É mister resgatá-lo. Em sua função crítica, a arte literária também permite questionar o mundo e as relações sociais estabelecidas, não as tomando como naturais e, portanto, imutáveis, mas como construídas historicamente. Dessa forma, a literatura é vetor de transformação em sua propriedade transcendente, à qual se chega através da fruição estética. (CLÍMACO; ORTEGA, 2018, p. 126)[4]

La BNCC[5] defiende que la literatura ocupe el centro de la enseñanza de lengua, enfatizando que la literatura es un lenguaje artístico organizado que enriquece la visión de mundo del estudiante. En ese sentido, propone:

a ampliação de repertório, considerando a diversidade cultural, de maneira a abranger produções e formas de expressão diversas – literatura juvenil, literatura periférico-marginal, o culto, o clássico, o popular, cultura de massa, cultura das mídias, culturas juvenis etc. – e em suas múltiplas repercussões e possibilidades de apreciação, em processos que envolvem adaptações, remidiações, estilizações, paródias, HQs, minisséries, filmes, videominutos, games etc.; (BRASIL, 2017, p. 492)

En esa ampliación de repertorio, ofrece la posibilidad de:

a inclusão de obras da tradição literária brasileira e de suas referências ocidentais – em especial da literatura portuguesa –, assim como obras mais complexas da literatura contemporânea e das literaturas indígena, africana e latino-americana. (BRASIL, 2017, p. 492)

Diversificar, ao longo do Ensino Médio, produções das culturas juvenis contemporâneas (slams, vídeos de diferentes tipos, playlists comentadas, raps e outros gêneros musicais etc.), minicontos, nanocontos, best-sellers, literatura juvenil brasileira e estrangeira, incluindo entre elas a literatura africana de língua portuguesa, a afro-brasileira, a latino-americana etc., obras da tradição popular (versos, cordéis, cirandas, canções em geral, contos folclóricos de matrizes europeias, africanas, indígenas etc.) que possam aproximar os estudantes de culturas que subjazem na formação identitária de grupos de diferentes regiões do Brasil. (BRASIL, 2017, p. 514)

Como podemos ver en los fragmentos citados, la BNCC presenta posibilidades de una enseñanza intercultural, en la cual las literaturas hispánicas pueden contribuir en la formación humana de los estudiantes y para conocimiento de la lengua española, además de la experiencia estética que la lectura de literatura proporciona.

Esto no significa que la BNCC sea un documento favorable a una enseñanza crítica. Como comenté anteriormente, es un texto al cual debemos acercarnos con una mirada muy criteriosa, incluso porque en varios momentos presenta incoherencia conceptual, además de ideas truncadas y mal redactadas. Sin embargo, como será realidad en la educación a partir del año que viene, tratemos de buscarle la vuelta de cómo defender la enseñanza de español aún con la implementación del documento.

 

** Como hablé el mes pasado, carece de sentido defender la enseñanza de la literatura y no leer/comentar literatura. Así que este mes traigo un poema de Josefina de la Torre (1907-2002), escritora que actuó intensamente junto a los intelectuales (hombres y mujeres) que integraron la Generación del 27. Josefina y otras mujeres artistas fueron injustamente borradas de los manuales de literatura, que presentan la producción de los artistas hombres. Recomiendo mirar el documental Las Sinsombrero (disponible en internet) para conocer más sobre ese tema.

Mi falda de tres volantes[6]

y mi blusa desprendida,

qué bien me adornan andares

y brazos del aire libre.

¡Cómo se ondea mi falda

desde el volante primero

perseguida curva eléctrica

hasta la rodilla firme!

Y mi blusa desprendida

viento y calma, sol y sombra,

cómo juega y se persigue

desde el hombro a la cintura.

¡Ay qué me gusta mirarte

espejito biselado,

cristales de las esquinas,

gafas de los estudiantes!

¡Qué bien me veo pasar

remolino de las brisas

pequeña y grande, confusa

huella blanca en el asfalto!

(Poemas de la Isla, 1930)

[1] http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_Ato2015-2018/2017/Lei/L13415.htm

[2] BRASIL. Ministério da Educação. Secretaria da Educação Básica. Base nacional comum curricular. Brasília, DF, 2016. Disponível em: < http://basenacionalcomum.mec.gov.br/#/site/inicio>. Acesso em: abr. 2018.

[3] Los documentos orientadores de la educación brasileña podrían preconizar la enseñanza de las literaturas hispánicas. Sugiero la lectura de los artículos CLÍMACO, A. O.; ORTEGA, R. S. O ensino da literatura estrangeira segundo os documentos oficiais brasileiros (https://www.academia.edu/32108880/O_ENSINO_DE_LITERATURA_ESTRANGEIRA_SEGUNDO_OS_DOCUMENTOS_OFICIAIS_BRASILEIROS) y CLÍMACO, A. O.; ORTEGA, R. S. Literatura é arte: dimensão estética ocultada no ensino (https://editora.ufcg.edu.br/ebooks/151/view_bl/46/publicacoes-2018/43/ensino-de-literaturas-hispanicas-reflexoes-propostas-e-relatos.html?tab=getmybooksTab&is_show_data=1)

[4] CLÍMACO, A. O.; ORTEGA, R. S. Literatura é arte: dimensão estética ocultada no ensino. IN: CLÍMACO, A.; ORTEGA, R.; MILREU, I. Ensino de Literaturas Hispânicas: reflexões, propostas e relatos. Campina Grande: EDUFCG, 2018.

[5] Retomo aquí las ideas que presenté en la charla “O ensino de literatura estrangeira na OCEM e na BNCC”, que compuso la mesa redonda intitulada Ensino de literatura estrangeira na educação básica: reflexões e possibilidades (Congresso Nordestino de Espanhol, Natal, 2018)

[6] https://temblorpoesia.com/la-versatilidad-artistica-de-josefina-de-la-torre