Algunas ideas para empezar las clases de español con actividades de ambientación

 

Alguien muy creativo me dijo alguna vez que “en materia de enseñanza de idiomas nada se inventa, todo se transforma”. La mayoría de las actividades de este tipo las aprendí en clases o talleres de inglés.

Si todavía no has participado en cursos de inglés o cualquier otro idioma, nunca es tarde para anotarse; para nosotros son una muy buena fuente de ideas a adaptar.

En primer lugar, te recomiendo que armes tu propio banco de actividades de ambientación (o de precalentamiento, como le dicen en Brasil). Además, guardá un registro de las actividades que ya hiciste en cada grupo para no repetirlas.

 

¿Por qué es importante hacerlas?

La actividad de ambientación o el juego, siguiendo lo planteado por Bello, relaja, desinhibe y favorece la participación creativa del alumno. El aporte del alumno durante un juego se da en un contexto real. La lengua que está estudiando pasa a ser un verdadero vehículo de comunicación.

Otro de los autores que consultamos, Dorrego (2010, 6), propone que “el juego en sí ya es una acción dramática, pues nace del encuentro, lucha, conflicto entre el individuo que comienza su aprendizaje y el mundo. De esa manera, y al igual que a los niños, el juego nos brinda un objetivo formativo mediante la cooperación, la imitación, el descubrimiento y la diversión”.

Si pensamos en la afectividad, por otro lado, el juego posibilita la sociabilidad y la integración del alumno con su grupo. Con el juego, buscamos reducir la inhibición y, al mismo tiempo, establecemos las bases para una comunicación en el aula en la que cada uno se sienta cada vez más en confianza.

 

Prudencia

Es importante pensar muy bien en cada grupo y en qué actividades resultan más apropiadas para cada uno. En muchos juegos hay un alto nivel de exposición, y a muchos alumnos, sobre todo adultos, no les gusta exponerse. El riesgo a hacerles pasar vergüenza o a humillarlos existe. Lo digo por experiencia. Si a mí no me gusta que me peguen etiquetas en la frente o que me hagan hacer cosas con mi cuerpo, seguramente a varios de tus alumnos tampoco. Cuidado con los papelones.

 

Propósito

No podemos dar por sentado que nuestro alumno entiende la función del juego en la clase. Más de uno puede pensar que estamos “perdiendo el tiempo”. Por eso, es conveniente plantear el tema en la primera clase: “cuando empecemos nuestras clases haremos actividades para entrar en calor, para entrar en tema”. Si te parece necesario, una vez concluida la actividad, aclará qué se practicó: “con este juego practicamos el vocabulario estudiado sobre el tango o sobre las partes de la casa”.

 

Corrección

Respecto a los errores que los alumnos cometan durante este tipo de actividades: a menos que equivocarse sea parte de las reglas del juego, no debemos interrumpir ni interferir. Una vez terminado el juego, podemos retomar algún error que valga la pena mencionar.

 

¿Competición o colaboración?

Colaboración, ¡siempre! Hay gente muy competitiva que te puede arruinar la clase o el curso por haber perdido un juego. Después no digas que no te avisé.

Los juegos que buscan la colaboración son mucho más funcionales a los propósitos generales del curso. Fortalecer el sentimiento de pertenencia a un grupo te ayudará a retener a los alumnos y, sin duda, a llegar a mejores resultados. No hay nada como el logro o la conquista colectiva.

 

Principales características

Deben ser fáciles. Si el juego es demasiado complicado, si vas a tardar diez minutos explicando las reglas, no es apropiado para la clase de idiomas. Las instrucciones deben ser claras y cortas. Quizás te convenga demostrar lo que hay que hacer para no perder tiempo con la explicación.

Deben ser cortas, no podés usar toda la clase en un juego. Pensá en los tiempos al planificarlas.

No enseñamos nada en estas actividades. Como en cualquier juego, es importante que los jugadores sepan jugar y estén en igualdad de condiciones con los otros participantes. Podemos jugar con contenidos que ya se hayan enseñado y practicado.

 

Finalmente, las ideas

Las actividades que proponemos no tienen, necesariamente, un propósito comunicativo completo. Son ideas para practicar vocabulario o expresiones en general. Vos decidís para qué niveles y, por supuesto, las adaptaciones que más te convengan. Estas se ajustan a niveles básicos.

a. Ping-pong de preguntas y respuestas. La idea es contestar sin pensar, como si fuera un partido de ping-pong. El profesor elige algunas respuestas para comentar.

Si es un grupo grande, se puede hacer en parejas y luego cada pareja comenta las respuestas más interesantes.

  1. Un color.
  2. Un lugar en el mundo.
  3. Un hobby.
  4. Una persona interesante.
  5. ¿Clásico o moderno?
  6. Una palabra que resume tu primer amor.
  7. Un lugar horrible.
  8. ¿Hay vida después de la muerte?
  9. ¿Hay vida en otros planetas?
  10. ¿Qué episodio de tu vida te gustaría revivir?
  11. ¿A quién admiras?
  12. La política es…
  13. ¿Para qué sirve tu trabajo?
  14. ¿Qué te pone de buen humor?
  15. Una gran victoria

 

b. Pensá en 10, 5 o 3 cosas que… Se puede hacer en parejas, grupos o individualmente para luego compartir las respuestas.

Caben en un auto…

Llevas en tu mochila…

Querés comprar…

Te gustaría que te regalaran…

Te gustaría hacer en tus vacaciones…

 

c. De espaldas. Pedimos un voluntario. Debe sentarse de espaldas al pizarrón. El profesor escribe una palabra o una frase corta. El grupo debe hacer preguntas / dar sinónimos / hacer mímica para que el alumno diga lo que está escrito.

Se puede hacer con varios alumnos de espaldas al pizarrón y sus compañeros ayudan simultáneamente.

 

d. Imagen en Facebook. Llevar imágenes que se puedan comentar. Por ejemplo:

Escribí un comentario sobre la foto que publicó tu mejor amigo. En un papel, cada alumno escribe su nombre y un comentario como si estuviera en Facebook.

30Stella_abr2015_figunica

 

e. Acrónimo o crucigrama. A partir de una palabra clave, deben tomar cada letra para formar otra palabra clave sobre el tema y hacer un comentario al respecto. Por ejemplo, si hablaron sobre el “tango”, se espera algo así:

RiTmo

Argentina

LuNfardo

Gardel

BandOneón

 

f. Explico lo que sé. A partir de palabras claves sobre alguno de los temas trabajados en clase, ponemos una lista de no más de 10 palabras. En parejas o individualmente, el alumno elige una palabra, la define, la explica y su compañero la nombra.

Se puede aplicar a partes de la casa, lugares en el barrio, adjetivos de personalidad, etc.

 

g. En cadena. Tomamos un tema que hayamos estudiado y proponemos una cadena en la que se repite la frase principal, la palabra del compañero anterior y se agrega una.

Pizarrón: Si hablamos de X tenemos que mencionar X, Y, Z.

Por ejemplo:

Alumno 1: Si hablamos de Eva Perón tenemos que mencionar los derechos de la mujer.

Alumno 2: Si hablamos de Eva Perón tenemos que mencionar los derechos de la mujer y el voto femenino.

 

Para leer más sobre el tema

DORREGO, L.; HOYO, M. de los A.; ORTEGA, M. Propuestas para dinamizar la clase de E/LE. Más de 80 juegos y actividades teatrales. Edelsa: Madrid, 2010.

LINDSTROMBERG, S. 100 Actividades para la clase de idiomas. Cambridge, 2001.

BELLO, Pilar et al. Didáctica de las segundas lenguas. Estrategias y recursos básicos. Madrid: Santillana, 1990.