Creo que el comportamiento de los alumnos en la clase dice mucho de sí mismos. Hay alumnos que anotan todo. Para ellos, escribir es una forma de grabar las informaciones, de no perderse nada.  Hay alumnos que no anotan nada. Para ellos, prestar atención es la forma de captar y absorber todo. No hay reglas ni las podemos imponer porque uno de los de los principios fundamentales cuando damos clase a adultos es dejar que cada alumno sea él mismo. Respetar al que escribe y darle tiempo para que lo haga. Pero ¿qué pasa con el que no escribe? ¿Dónde guarda las informaciones? ¿Será que las guarda?

Desde que empecé a dar clases, adopté la costumbre de mandar a los alumnos un apunte después de cada clase con una síntesis de los temas que dimos. Ese apunte, en realidad, está basado en mi guion de clase, o sea, en lo que preparo antes de darla, ya que no me baso en un único libro y preparo mi propio material en muchos casos.

En un comienzo el objetivo de ese apunte era que los alumnos quedaran con un material para consultar si tuviesen dudas o si quisiesen estudiar. En segundo lugar, tenía la intención de servir también de base para que el alumno que faltase a la clase tuviera un lugar donde encontrar lo que se había dado y ponerse a par.

A lo largo del tiempo vamos introduciendo cambios en nuestras clases y debemos mantener actualizado el apunte que mandamos a los alumnos. Además, nunca dos clases son iguales aunque las hayamos planeado de la misma manera. Entonces, siempre hay que darle una leída antes de enviarlo para ajustarlo al contenido efectivamente dado.

Una alternativa sería imprimirlo y entregárselo a los alumnos al final de la clase, pero estoy segura de que si hiciera eso, los alumnos lo guardarían en la carpeta sin mirarlo. Entonces, es importante mandarlo por mail, siempre después de la clase y antes de la siguiente como forma de suscitar que el alumno repase las informaciones dadas.

En las carpetas de material veo que muchos alumnos traen los apuntes a la clase impresos y los van recopilando. Lo que siempre me pregunto es si los leen…