A poesia parece estar mais do lado da música e das artes plásticas e visuais do que da literatura.

Décio Pignatari*

¿Sería la poesía un baile de sonidos y formas? ¿Una experiencia estética oral y visual? ¿Un desfile de imágenes escritas con palabras sonoras?

Reducción de vocablos, sílabas contadas, fonemas calculados. Ejercicio de selección, combinación semántica y fonética. Art nouveau del diccionario, punteo de letras.

De haikus a epopeyas, de retratos de momentos a historias de héroes: oda al oficio del “palabrista”. El poeta, este matemático de los versos, escultor de las estrofas, músico de las rimas, teje textos que brindan valor denotativo a sentires connotativos. Retrata anhelos, da ritmo a las angustias.

El poema traduce lo sentido, pero no se puede traducirlo, como diría Jakobson**. Es la hesitación entre sonido y sentido, diría Valéry***. Es la fruición de la lectura por la suspensión de la razón, diría el lector.

Depuración del arte del decir, metrificación de la notación musical, epifanía del modelar. Señora de todas las artes, musa de la música, mármol de la escultura, así es la poesía.

* PIGNATARI, Décio. O que é comunicação poética. São Paulo: Ateliê Editorial, 2006.

** Roman Jakobson (1896-1982): pensador e lingüista ruso.

*** Paul Valéry (1871-1945): poeta, escritor y filósofo francés.