Como he escrito en el post anterior, el editor es un profesional que debe tener conocimientos específicos y desarrollar habilidades particulares. Además de la formación académica, es muy importante mantenerse enterado de los asuntos de interés general, mantener una red de contactos (networking) y acudir a actividades y eventos en el área con el fin de buscar compañeros para colaborar en futuros trabajos. A más de todo esto, es muy importante ser humilde, flexible, creativo y curioso para agregar valor a la obra y ayudar al éxito del producto final.

El editor es responsable por coordinar un equipo con muchas personas y ejecutar diversas tareas que pueden ser distintas de acuerdo a cada casa editorial o al proyecto del libro. Entre ellas están: colaborar en el proyecto gráfico del libro; elaborar índices, pautas de pedido de fotografías, mapas e ilustraciones; hacer cronogramas; encargar el trabajo al autor o al grupo de autores; organizar el trabajo del grupo de autores y de los otros colaboradores; requerir los derechos de autor, controlar los cronogramas y garantizar la corrección del contenido.

El que edita se ve delante de un proyecto complejo que requiere una disposición específica de páginas para una diversidad de componentes como ilustraciones, mapas, fotografías, cuadros. En algunas ocasiones, para adecuar el texto a ese proyecto, es necesario que el editor haga adaptaciones cortando o añadiendo texto o, incluso, reescribiendo algunas partes.

Son diversas las razones que llevan al editor de un libro texto a intervenir en la obra. Entre ellas está la necesidad de adecuación del texto al público meta, pues el autor es el experto en su asignatura y no siempre logra alcanzar el lenguaje de los aprendices. Otra razón puede ser la cohesión y coherencia de la obra, pues si un libro está escrito por diferentes autores, el editor será el único que verá la obra completa y garantizará que no haya supresiones o repeticiones de contenidos. Otro motivo puede ser porque no siempre es posible enviar de nuevo el texto al autor para que haga los ajustes necesarios, debido al tiempo limitado.

Como pueden ver, la edición de libros escolares está compuesta por tareas distintas y por diversas etapas que requieren saberes y habilidades específicas del editor y de las otras personas involucradas. Conocer las fases de edición y las posibilidades de cada autor o colaborador contribuye al éxito de una obra.

¡Hasta pronto!

Bibliografía indicada:

Sharpe, Leslie y Gunther, Irene. “La edición de textos escolares”, en Manual de edición literaria y no literaria. Fondo de Cultura Económica, México, 2005. Fragmentos de este libro están disponibles en <https://books.google.com.br/>, acceso el 17 feb. 2014.