¿Qué tal un proyecto en realidad aumentada hecho por tus alumnos en el aula?

FLARAS, abreviación de Flash Augmented Reality Authoring System, es una herramienta de autoría para aplicaciones interactivas en realidad aumentada. Su primera versión fue creada en 2012 por el equipo formado por el Prof. Dr. Claudio Kirner, que actualmente es profesor adjunto de la Universidad Federal de Itajubá (UNIFEI), y por sus alumnos Rayel Costa Souza e Hipólito Douglas França.

FLARAS nació con el objetivo de hacer que las personas totalmente laicas en el área de la computación pudiesen desarrollar aplicaciones en realidad aumentada sin la necesidad de poseer conocimientos específicos para la creación de modelos 3D y de programación de códigos de computadora. Y el resultado parece ser un éxito. Para acceder a la plataforma y empezar con la creación en realidad aumentada, el usuario debe descargar el paquete de instalación de la última versión de esa herramienta en el sitio web, que es compatible con los sistemas operativos Windows, Mac y Linux.

Después de hacer la instalación, el usuario encuentra una interfaz muy sencilla, en la cual constan el área de visualización de la cámara del dispositivo y una barra con algunas funciones que requieren tan solo clicks con el ratón para que sean puestas en práctica. La animación está toda hecha en marcadores (tarjeta con un símbolo semejante a un código QR). Pero como no hay realidad aumentada sin el modelaje 3D, la solución propuesta por los desarrolladores es usar imágenes de ese tipo disponibles gratuitamente en el “Almacén 3D” de Google. En ese repositorio, el usuario puede seleccionar y descargar el objeto que necesita para su proyecto. Además, le puede añadir audio en formato mp3 y vídeo en las extensiones flv y mp4. El resultado del trabajo se puede guardar y convertir en una aplicación, que puede ser colocada en un servidor de internet para uso en línea, o distribución para uso local, con acceso por medio de un navegador.

En razón de la facilidad y sencillez de uso de la herramienta -y también porque no cuesta nada dado que es una licencia Creative Commons-, puede ser perfectamente aplicable en proyectos didácticos desarrollados en las escuelas para prácticamente todas las asignaturas del currículo de los años iniciales y finales de la Enseñanza Fundamental, y también de la Enseñanza Media. FLARAS es tan intuitivo que no hay necesidad de capacitación extensiva ni para el profesor ni para el alumno. Basta leer las instrucciones de uso en el propio sitio o ver algunos vídeos tutoriales en la plataforma, y, claro está, navegar un poquito en ella para familiarizarse con los recursos.

En términos didácticos ¿qué se puede hacer con esa herramienta? Una serie de cosas, que van desde trabajar con conceptos de la Física, como la atracción y la repulsión; fundamentar los sólidos, en Matemáticas, crear un juego de la memoria para la explotación de vocabularios para las clases de lengua extranjera, juegos de preguntas y respuestas para las asignaturas de Geografía e Historia, entre otros. Es un recurso muy bueno y sencillo para que los profesores puedan promover la integración digital en el aula, sin tabús digitales y con resultados muy positivos, y sin mencionar la motivación e interés por parte de los alumnos, que pueden usar esa herramienta para la autoría de sus propios contenidos, de forma a integrar la investigación, la práctica y el conocimiento. A fin de cuentas, ¿hay una forma más lúdica para ayudar a desarrollar el aprendizaje que con recursos digitales que integran y motivan?