Querida Valentina: a ver cómo te lo cuento para que no te asustes… Me tendrás que perdonar porque no sé ni por dónde empezar. Ni tan si quiera sé explicarte…
Sigue leyendo »