Algunas reflexiones sobre las clases particulares de ELSE

 

Casi siempre busco escribir algo que les sirva a mis colegas en Brasil, pero esta vez voy a escribir especialmente para mí.

Ya he comentado en este medio que en Buenos Aires las clases de español tienen características peculiares. La mayoría de los cursos son intensivos porque los alumnos vienen a estudiar por poco tiempo. Las clases particulares también. Pueden ser de 2 o 3 horas tranquilamente. ¡Con un alumno solo! ¡Ni siquiera con mi marido hablo tanto tiempo!

Reuní algunas recomendaciones e ideas para facilitar nuestro trabajo y tener clases particulares mejores.

Después de algún tiempo aprendí que debemos tener cuidado con la planificación. El ámbito privado ejerce una enorme presión para improvisar. A veces es el alumno quien quiere “hablar de otras cosas” o uno mismo termina yéndose por las ramas. Está bien que reservemos un momento de la clase para distenderse y, si se quiere, hablar de otras cosas. Lo que hay que tener en mente es que si lo hacemos muy seguido, vamos a comprometer el plan original. Hay que atenerse al plan de clase.

La dinámica de las clases también es clave. Podemos empezar con actividades que revisen lo visto en clases anteriores y en seguida corregir las tareas de la clase anterior.

Repetir la secuencia de actividades resulta aburrido en clases grupales, en las particulares es peor. Por eso, es recomendable variar, evitar repetir la secuencia de siempre. Aunque pareciera que tenemos todo el tiempo del mundo, es necesario definir un tiempo límite para hacer cada actividad, cronometrarla; esto nos ayuda a mantener el ritmo global. Además, no podemos perder de vista el uso de estrategias que normalmente proponemos en clases grupales; debemos llevarlas a la clase individual observando algunos detalles. Por ejemplo, si llevamos una lectura y pedimos que hagan una lectura superficial para hablar de ideas principales, presionamos con el tiempo porque prevemos una lectura detallada para otra etapa. Si nuestro alumno particular domina el reloj y decide leer palabra por palabra, arruina el uso de estrategias.

Otro aspecto importante es que se puede aprovechar mucho el tiempo para la corrección de errores y el feedback. Se puede llegar a una verdadera y completa visión de los problemas de aprendizaje del alumno y lo podremos orientar de manera más directa. Por otra parte, los resultados que alcance se verán también de manera más clara y personalizada.

Equilibrar las habilidades. En las clases grupales priorizamos, por motivos obvios, la práctica y producción orales. No podemos tener a un alumno hablando tres horas. Dividamos el tiempo de cada tipo de actividad para que tenga tiempo suficiente para hacer lecturas, comprensión auditiva, hablar y escribir pequeños textos.

Muchas veces el libro propone diálogos en parejas o actividades en grupos. Al tener un alumno solo, tendremos que reformularlas: “imaginá un diálogo entre tu mamá y vos o tu mejor amiga y vos”. En varias oportunidades el profesor tiene que entrar a la conversación simulada, siempre intentando hablar un poco menos que el alumno.

También se pueden hacer juegos. Depende del estilo del alumno, pero aunque esté solo, el uso de juegos o canciones puede resultar muy productivo.

Algunos que uso yo: acrónimos. A partir de una palabra, el alumno utiliza las letras para enumerar palabras claves del tema que se está estudiando. Por ejemplo: partiendo de CIUDAD, las palabras vinculadas al tema pueden empezar con cada letra o estar en el medio. Calles. Transito. Vida Urbana. Inseguridad. Basura. Vendedores ambulantes.

Se pueden utilizar actividades en Internet desde la tablet o el celular. Uso estas páginas para ejercicios dinámicos y con sus debidas respuestas: https://www.ver-taal.com/gramatica.htm y

https://personal.colby.edu/~bknelson/SLC/index.php.

Ni sí, ni no, ni blanco, ni negro. Empezás una conversación sobre diferentes temas, le hacés preguntas cuya respuesta sea sí, no, blanco o negro. Si el alumno dice alguna de esas palabras, se cambia el rol (él te puede hacer preguntas a vos).

¿De quién hablamos? Llevamos imágenes de personas famosas. El alumno va a decir datos biográficos del famoso hasta que el profesor se dé cuenta de quién habla.

Por último, volviendo a lo que mencionamos al principio sobre “hablar de otras cosas”, existe el riesgo de que tu clase se transforme en el diván del psicoanalista. Es normal que después de pasar bastante tiempo conversando con una persona de forma completamente particular, el alumno se sienta cómodo para comentar temas de su vida personal. Dentro de los límites del sentido común, está bien, es muy productivo y hablamos mejor cuando se trata de temas que de verdad nos preocupan o interesan. A veces el límite se corre. En cualquier caso, debés estar preparado; siempre recomiendo intentar generalizar los temas, volver a los estudios e intentar mantenerse al margen de lo personal. Eso nos evitará problemas futuros. Si vos también te sentís cómodo para hablar de tu vida personal, está muy bien, siempre que pronto deshagas la relación profesional. Es lindo hacer nuevos amigos. ¿No te parece?

Para escribir esta entrada consulté las siguientes páginas web:

https://misclasesdespanol.blogspot.com.ar/2011/03/sin-estos-enlaces-no-puedes-ensenar.html

https://busyteacher.org/3424-teaching-english-one-on-one-tips-and-tricks-for-a.html

https://aubreedenise.blogspot.com.ar/2008/11/tips-and-tools-for-teaching-private.html

https://www.englishclub.com/teaching-tips/teaching-small-classes.htm