He tratado en diversos artículos de este blog del diseño de cursos de lengua española y la enseñanza del español para Fines Específicos. Hoy haré el relato de la experiencia inicial de la enseñanza del español para el curso de Técnico en Eventos del “Programa Nacional de Acesso ao Ensino Técnico e Emprego”, el PRONATEC, que es ofrecido en instituciones autorizadas por el gobierno Federal, entre ellas la institución en la que actúo como profesora actualmente. En este artículo presentaré los resultados de un estudio parcial en el que muestro el perfil y algunos resultados de la experiencia de enseñanza del idioma español en dicho curso, con base en los resultados observados con los grupos con los que he trabajado de 2014 hasta el momento.

La lengua española para los estudiantes de Técnico en Eventos del Programa es ofrecido en el segundo semestre del curso, que tiene duración de un año. Su objetivo es dar herramientas lingüísticas para que el alumno pueda desarrollarse en sus funciones en el ámbito profesional específico. Los alumnos que participan en el curso son de diferentes orígenes y formaciones. De acuerdo con los resultados observados en cuatro grupos desde 2014, con un total de 78 alumnos,  la franja etaria es variada, siendo la mayoría (el 60%) compuesta por jóvenes de 18 a 26 años aunque, igualmente, participan en el curso alumnos de 26 a 35 años (el 35%) y, en menor medida (el 5%), los mayores de 35 años.

La mayoría de los alumnos de este curso (el 70%) ya ha estudiado la lengua española en la enseñanza reglada por lo menos un año, sin embargo no posee proficiencia en el idioma. Igualmente, es preferencia de la mayoría (el 80%) el estudio del español al del inglés. La carga horaria semanal es de 3 horas y media a lo largo de um semestre.

El curso tiene como propósito instrumentalizar lingüísticamente a los alumnos/profesionales para el desempeño de sus actividades en el área de eventos. De manera general, el plan de curso se vuelca hacia aquellas funciones comunicativas iniciales de relaciones interpersonales necesarias para los profesionales que tratan directamente con el público. Además, ofrece la práctica de las funciones de pedir y ofrecer atención a clientes, hacer reservas de espacios para eventos, describir tareas, realizar llamadas telefónicas. De igual manera, se trabajan la lectura y la producción de textos como la programación de un evento e invitaciones escritas. En lo que se refiere al vocabulario, los términos sobre locales, equipamientos audiovisuales, tecnológicos, entre otros, y materiales relacionados a banquetes y otros actos festivos, incluyéndose los alimentos. Por fin, desde el primer momento, todos los contenidos lingüísticos son insertados en un contexto y promovemos discusiones sobre las culturas en lengua española, para ampliar la reflexión de  los estudiantes sobre el papel social de estudiar y utilizar el español para comunicarse, además de ampliar su repertorio cultural –tan relevante para aquellos que buscan trabajar en un área creativo–.

Creo que los profesores de lenguas que actuamos en cursos como el PRONATEC nos sentimos un poco inseguros pues las dificultades de algunos alumnos son, de hecho, en varios casos, enormes, y los resultados, pequeños. Sin embargo, la enseñanza de la lengua no debe, por esa razón, limitarse a la enseñanza de la gramática, muchas veces más segura, pero limitada.