Cuando hablamos de lenguas, hay que tener mucho cuidado con los adjetivos que les atribuimos. Que los adjetivos también los carga el diablo. La lingüística moderna, en su esfuerzo positivista…
Sigue leyendo »