El diseño de cursos de lenguas, como ya discutimos anteriormente en este blog, no es algo sencillo, sino todo lo contrario: es necesario que el profesor conozca las orientaciones teóricas sobre enseñanza-aprendizaje, sobre lengua y un poco mejor el enfoque o método que lo orientará. En el caso de los cursos de lenguas para Fines Específicos, de antemano, el profesor debe ubicarse en un paradigma que entienda la lengua como discurso, como lengua en uso, realizada por medio de géneros textuales y funciones comunicativas. Dentro del paradigma comunicativo y, más actualmente, con un fundamento en la visión socio-histórico-cultural, la enseñanza de idiomas para Fines específicos sigue teniendo el objetivo de atender a las necesidades del alumno, sea en el ámbito académico, sea en el laboral.

El corazón del diseño de un curso para Fines Específicos es la elaboración de un Análisis de Necesidades, como ya pude explicar en estos artículos:

El diseño de cursos de Lenguas para Fines Específicos: algunas claves iniciales

Los cursos de Lenguas para Fines Específicos: ¿qué materiales utilizar?

Los fines específicos para el área de Secretariado Ejecutivo: ¿qué funciones comunicativas priorizar en la enseñanza? 

Conforme demostré en dichos artículos, podemos definir el perfil del curso y sus contenidos, sea a través de un cuestionario o entrevista, sea por la observación sistemática del grupo y entorno en el que se darán las clases. Así, sus resultados deben orientar el diseño de curso y materiales de forma a responder qué géneros enseñar, qué funciones y habilidades comunicativas son las más requeridas.

En este artículo, propongo que observemos la elaboración del cuestionario escrito. En primer lugar, podemos tener en cuenta tres ejes principales: necesidades, lagunas y deseos, conforme  estipulan Hutchinson y Waters (1987). Hoy nos fijaremos en el primero: las necesidades.

La primera serie de preguntas, además de las que el investigador elija para determinar el perfil del alumno (edad, nivel escolar, perfil profesional), puede contener, justamente, un rol de actividades para que el alumno señale las que desempeña o no y si las deberá desempeñar en lengua extranjera.

Tomo como ejemplo el cuestionario que realizamos con los dependientes de bares y restaurantes del Mercado Municipal de São Paulo, cuyo curso de lenguas pudimos impartir en 2011, conforme conté en este artículo.

Lo primero es que el cuestionario debe estar en la lengua del alumno, pues suele ser más fácil que responda de manera clara y honesta. La barrera del idioma puede hacer que el alumno se sienta un poco tímido o presionado, lo cual no nos interesa para nada, especialmente en ese momento. Luego, nos fijamos en sus necesidades. En este modelo que traigo, propuse que los alumnos señalaran en la siguiente tabla la frecuencia y las actividades que, en un primer momento, yo creía que desempeñaban:

 

  1. Marque com um X as funções que exerce hoje e com que frequência:

 

 

sempre

quase sempre

nunca

Atender o cliente diretamente      
Cobrar      
Explicar/mostrar produto      
Dar sugestões      
Dar orientações sobre os pedidos      
Falar sobre os preços      
Dar orientações sobre o Mercado      
Dar orientações sobre transporte      
Dar orientações sobre a cidade      
Falar de temas variados      
Outro:

 

 

Como el Mercado es un lugar turístico de interés en la ciudad, creía que los alumnos les daban a los turistas algún tipo de orientación sobre transporte o locomoción en la región, e incluí esas actividades en la lista. Sin embargo, descubrí que raramente lo hacían y por eso las eliminé. Por otro lado, en la entrevista para complementar al cuestionario, supe que muchas veces los visitantes del Mercado les pedían que les sacaran fotos. De esa manera, incluimos en las clases las funciones referentes a esa actividad.

Todavía en el sentido de definir las actividades, el investigador debe pedir al alumno que amplíe la información. En el caso de la etapa del cuestionario escrito, propuse a los alumnos las siguientes preguntas:

 

  1. Explique um pouco melhor o que você faz:

______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

  1. Marque com um X o que você considera que precisa saber a fundo:
Nomes de comidas  
Nomes de verduras  
Nomes de frutas  
Nomes de especiarias/chás  
Nomes de carnes  
Nomes de frios  
Nomes de doces  
Números  

Outros _____________________________________________________

 

Pude descubrir, por ejemplo, que mi alumna que trabajaba como dependienta en una cafetería del Mercado necesitaba saber explicar sobre “los rellenos de los panes”. O sea, como profesora de idiomas, a lo mejor, no se me ocurriría algo tan específico. Fue necesario investigar y abrirle espacio al alumno. Así, ese fue uno de los temas de las clases y, al fin del curso, los alumnos pudieron contar resultados positivos de la experiencia.

Ese aspecto del cuestionario es bastante relevante, pues los profesores tenemos algunas ideas preconcebidas sobre lo que necesita el alumno, sin embargo, en ese tipo de curso, el que mejor podrá orientarnos sobre sus necesidades y las características de su trabajo es el propio alumno/informante, por lo cual el profesor debe tener una disposición de apertura y humildad a escuchar y aprender si desea lograr éxito en su propuesta de curso.

Referencias bibliográficas

HUTCHINSON, Tom & Alan Waters. . English for Specific Purpouses: a Learning- Centred Approach. Cambridge University Press. 1987.