En ocasiones observo una cierta ligereza cuando se solicita que los alumnos construyan un edublog para publicar solo algún trabajo como resultado de algún proyecto escolar.

Digo esto porque hacer un blog no tiene grandes dificultades, el problema es mantenerlo, pero, independientemente de las competencias digitales que queremos que los alumnos adquieran, ¿será que es necesario construir un blog para apenas publicar un trabajo?

Es como si quisiéramos construir un edificio de diez pisos para utilizarlo solo un fin de semana que queremos estar en la playa. Bastaría solo el alquiler de un cuarto en un hotel o posada, o hasta una tienda de campaña nos serviría para darnos abrigo en ese par de días.

Esto nos lleva a pensar en la necesidad de planificar mejor las acciones que deseamos hacer a favor de las competencias digitales de los alumnos y debemos saber que cada herramienta o servicio web tiene sus potencialidades, o sea, sirve mejor para unas cosas que para otras.

Creo que es muy útil si escogemos, en primer lugar, cuál será la plataforma principal que vamos a utilizar en el semestre o año escolar que servirá como eje del curso. Para esta finalidad general y más permanente podemos usar varias posibilidades.

Una de ellas es hacer un grupo en una red social generalista como Facebook (en este caso los alumnos deben tener edad compatible con las reglas de la red) o en una alternativa educacional próxima como Edmodo. Un grupo en Facebook, en principio, es bastante caótico, pero si el profesor utiliza algunas estrategias sencillas a la hora de publicar sus comentarios y actividades se puede comenzar a colocar orden en el caos. Algunas recomendaciones para ello es darle números y fechas a las solicitudes de actividades y a la entrega de resultados o que se coloque algún prefijo orientativo para separar las actividades principales de lo que es miscelánea de informaciones y noticias y otras acciones que ayuden a estandarizar la forma de publicar y organizar el contenido.

Otras alternativas que sirvan como plataforma central para el semestre o curso pueden ser el uso de una wiki o un grupo de discusión vía correo electrónico, o el propio blog o un sitio web.

El paso siguiente es pensar en las tareas o proyectos específicos que se desean realizar y las herramientas o servicios que vamos a utilizar en su confección. Por ejemplo, proyectos cortos pueden ser plasmados en documentos colaborativos diversos, en un glog de Glogster, en líneas de tiempo, mapas conceptuales o mapas mentales, presentaciones o vídeos subidos a servidores específicos etc.

Los enlaces a esos resultados individuales o de grupos pueden ser reunidos y discutidos en la plataforma principal del curso.

En resumen, es conveniente que se piense en cuál será el eje principal orientador del curso y los demás instrumentos que se usarán, de forma colateral, para alcanzar objetivos diversos a lo largo del curso. De esa forma, el resultado será mucho más coherente y útil.

¡Hasta la próxima!