De nuevo la misma historia con un fenómeno tantas y tantas veces repetido. Recién llegado a la escena, Ernesto sabía que le acabarían sangrando los ojos. ¡Otra vez no!, pensó.…
Sigue leyendo »