¡Hola, profesores! En nuestro artículo anterior hemos tratado sobre las clases en empresas y hemos presentado algunas de las interrogantes que los profesores suelen hacerse cuando empiezan a actuar en este ámbito. Vimos que las compañías son un lugar de trabajo cada vez más organizado y deseado y los profesores nos hemos adaptado a estos nuevos espacios de actuación docente.

 

Ahora bien, es necesario que conozcamos las demandas y características de los alumnos que, muchas veces, difieren de los alumnos de escuelas de idiomas y cursos regulares. 

 

Hoy vamos a verificar algunas de las percepciones de esos estudiantes sobre las ventajas del estudio en el espacio de trabajo y cuáles son algunas de sus necesidades. Para ello, utilicé los resultados de cuestionarios que realicé con algunos de mis alumnos in company a lo largo de este año.

 

El alumno/trabajador reconoce como una gran ventaja el hecho de poder estudiar en la propia empresa y destaca como  razones para ello:

 

– el ahorro del tiempo,

– la atención exclusiva del profesor,

– la posibilidad de hablar frente a un pequeño grupo o solamente para el profesor por cuestiones como timidez o vergüenza de hablar el idioma de estudio en público,

– el hecho de que es más cómodo

 

De hecho, en ciudades como São Paulo, ir de un lugar a otro suele ser algo complicado que resulta en pérdida de tiempo. Además, los alumnos apuntaron como una demanda suya las clases en el horario de la comida, ya que suelen salir tarde de la empresa.

 

 

Otro factor que colabora con el éxito de las clases privadas en empresas, de acuerdo con las percepciones de los alumnos, es la atención a las dificultades específicas del alumno. Como mencionado, los alumnos se sienten mucho más relajados en grupos de confianza, con colegas o solo con el profesor, pues pueden hablar sin sentirse bajo presión. 

 

Sobre las necesidades de estos alumnos, pudimos descubrir que la mayoría de los encuestados desean desarrollar rápidamente la oralidad en lengua española para realizar presentaciones para clientes y colaboradores de sucursales de la empresa en países que hablan el español. Algunos de ellos aun prefieren hacerlo en ingles a causa del bajo dominio del idioma y buscan mejorar para poder hablar en la lengua española.  También han destacado la necesidad de comunicarse por correo electrónico en español.

 

Esperamos haber lanzado algunas luces sobre el tema y seguiremos ampliando el asunto también en lo que se refiere a los materiales y dinámicas.  ¡Hasta la próxima!