Los traductores somos los eternos invisibles: cuanto mejor lo hacemos, más pasamos desapercibidos. Estamos por todas partes: en los libros que lee la gente, en las películas del cine, en…
Sigue leyendo »