En este post voy a tratar del feedback, o sea, la retroalimentación o realimentación, debido a su importancia para el desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje de lenguas. Con esta finalidad voy a destacar qué aporta el feedback y cuáles son sus efectos, teniendo en cuenta las razones anteriormente mencionadas.

Empiezo por señalar que el concepto de feedback (o retroalimentación, en español) es amplio pero, desde la perspectiva de la interacción y de la didáctica se entiende como una pieza fundamental, sea por su finalidad constructiva, sea por lo que contribuye a la mejora de la calidad de la enseñanza si se emplea de forma productiva (y no como amenaza o presión por parte del profesor). Por lo tanto, puede facilitar la comprensión del proceso de aprendizaje o el diagnóstico de la situación en clase y, por ello, es fundamental cuando se trata de la evaluación, considerándola como una situación de aprendizaje (Dochy y McDowell, 1997).

Teniendo en cuenta lo expuesto, es necesario que el profesor pueda proveer a los estudiantes feedback correctivo y positivo para tratar de los errores presentes en las producciones orales y escritas. El feedback positivo consiste en motivar a los estudiantes, informándoles sobre su desempeño, valorando los aspectos positivos de su aprendizaje. Como estrategias se puede mencionar la repetición y el parafraseo (Ferreira, 2006, s/p): la primera, como sugiere el nombre, consiste en repetir la respuesta correcta del estudiante, y el segundo en señalar una estructura nueva que reformula la del estudiante. Ya el feedback correctivo permite indicar al estudiante si alguna estructura no está correcta y proporcionarle información relevante que él podrá emplear de modo activo en el tratamiento de los propios errores. Para llevar a cabo el feedback correctivo son necesarias determinadas estrategias como, por ejemplo, la corrección explícita del error, la repetición del error o parte de ese, la reformulación de la respuesta, proveer la forma esperada o dar la respuesta correcta.

Desde la perspectiva cognitiva, según observa Ferreira (2006, s/p), las correcciones generadas por los estudiantes son importantes para el aprendizaje, pues les proporcionan oportunidades para que automaticen la recuperación del conocimiento de la lengua que están aprendiendo. De ese modo, lo que está por detrás no es solamente el hecho de señalar errores y valorar los aciertos, sino permitir la autorregulación del aprendizaje. De ahí que es importante que el feedback se centre en los procesos y habilidades necesarios para que el aprendiz mejore su actuación.

Referencia

DOCHY, F.; MCDOWELL, L. Introduction: Assessment as a tool for learning. Studies in Educational Evaluation, 1997, 23, 279-298.

FERREIRA, A. Estrategias efectivas de feedback positivo y correctivo en el español como lengua extranjera. In: Revista Signos, 2006, 39 (62), 379-406. Disponible in: http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-09342006000300003#1. Acceso el 22. abr. 2016